Inicio / Usos de Balanzas / Breve historia de la báscula

Breve historia de la báscula

Publicado el 09/10/2015
basculaLa bascula es un objeto que tenemos completamente integrado en nuestras vidas, y es que son muchas las aplicaciones que es posible darle. Actualmente existe una amplia variedad de básculas, cuya forma y dimensiones han sido adaptadas al uso peculiar que se les va a dar. A grandes rasgos, las básculas se clasifican fundamentalmente en función de si son industriales, profesionales o domésticas; en cada una de estas tres grandes categorías, además, es posible encontrar una amplia variedad de modelos de suelo, de sobremesa o incluso de bolsillo, entre otros muchos.
 
¿De dónde procede este objeto cotidiano? El origen del tipo de bascula que utilizamos nosotros se remonta hasta la época romana, momento en el cual las básculas consistían en apenas una barra de hierro con un agujero, a través del cual era posible colgarla a otra estructura y anexar, con ello, dos ejes o brazos diferenciados: uno corto, en el que se colocaba el objeto cuyo peso se quería conocer; y otro más largo, donde se situaban las muescas que formaban una escala graduada con las diferentes unidades de peso. Esta estructura formada por dos ejes desiguales es la que se ha mantenido hasta hoy en día.
 
Sin embargo, dicho estilo de bascula no fue el primero del que se tiene constancia. Mucho antes de la época romana, en torno al año 5.000 a.C., se calcula que los egipcios y los babilonios ya utilizaron un modelo muy primitivo del objeto. Estas civilizaciones la necesitaban para pesar el polvo del oro que dedicaban a la creación de joyas, y consistía en poco más que una tabla de madera y dos platos, con uno de ellos situado a un lado de la madera. Los tres elementos se unían con una cuerda, y el peso del polvo se podía saber al colocar este en uno de los platos y diferentes pesas de medida en el otro.
 
El estilo de la bascula se ha ido modificando a lo largo de la historia. Se le añadió una cuchilla en la parte en que existía una oscilación del brazo como método para mejorar su precisión, se le aplicó la teoría del enigma estático de Roberval y, ya en el siglo XX, se le incorporó una aguja indicadora. En este mismo siglo se experimentó con la colocación de un piñón y una cremallera. 
 
El avance definitivo se produjo con la evolución hacia la bascula de un solo plato o monoplato, cuyo funcionamiento ha permitido optimizar el tamaño y las utilidades de las básculas modernas.
Añadir Comentario

Añadir comentario

Nombre a mostrar (*)
E-Mail de contacto (no se mostrará)
Deje su comentario (*):
Elige un avatar:
 
¡Enviar comentario!  Cancelar

Comentarios (0)

No hay comentarios por el momento.


Usos de Balanzas